Universidades aparcamientos

No recuerdo ahora quién habló, hace ya bastantes años, de las universidades (en aquel caso, españolas) como aparcamiento de jóvenes para retrasar su ingreso en el mercado laboral. La idea no ha desaparecido. Lo he tenido que recordar al recibir, casi de manera simultánea, dos textos.
Por un lado, un “PROYECTO DE OPINIÓNde la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales para la Comisión de Cultura y Educación sobre la modernización de la educación en la Unión Europea” del que copio y pego este epígrafe:

Toma nota de que, pese a la fuerte demanda en el mercado laboral de capacidades de alto nivel y a la respuesta del sistema educativo, que ha desarrollado de forma masiva centros de enseñanza superior, aproximadamente el 20 % de los europeos, incluidos graduados universitarios, carecen de competencias básicas de lectura, escritura o cálculo 1 ; recuerda, además, que un número similar de europeos tiene un bajo nivel de capacidades básicas y que el 44 % carece de capacidades digitales básicas 2 , lo que dificulta gravemente su participación en un mercado laboral tecnológicamente avanzado y también su vida cotidiana;

Las referencias 1 y 2 son a estas páginas:
1 http://ec.europa.eu/education/policy/school/math_es
2 https://ec.europa.eu/commission/sites/beta-political/files/digital-skills-factsheet-tallinn_en.pdf

No parece que los centros de enseñanza superior hayan sido un prodigio de éxitos. El aumentar el número de titulaciones no parece que sea la solución. El documento habla de cuestiones más de fondo.
La tentación de mirar hacia los Estados Unidos es casi insuperable, cosa que se observa, en concreto, en las titulaciones de negocios (MBA) y derecho. ¿Seguro? Pues si se pregunta a los que las han obtenido, las respuestas tienen que matizarse, según describe Gallup en el segundo de los textos que me llegan.
Hay alguna interesante incoherencia entre el porcentaje de los que dicen que la cosa valió la pena y los que, para el mismo grado, dicen que les preparó para el “mundo exterior”. Es el caso del doctorado que, efectivamente, prepara para acceder a algunos puestos, pero que suele ser irrelevante en la mayoría de ellos. Los estudios de medicina quedan relativamente bien en un mundo de medicina privada mayoritaria, pero derecho y MBA no tanto. No parece que, a los efectos “europeos” (es decir, de la Unión Europea), este sea el mejor modelo. Igual es que no existe todavía para las cambiantes condiciones laborales, mezcla de tecnología y crisis, actuales.