Dos titulares

Este es uno:

‘Ecological Armageddon’: Warnings From Scientists as Flying Insects Disappear

Después vienen los detalles.
Ahora véase este otro:

In Germany, flying insects are
disappearing at a rapid rate

Los detalles vienen a ser los mismos ya que ambos tienen la misma fuente: una investigación publicada en una revista seria (so to speak).

El primero me había hecho pensar sobre lo excepcional que es mi casa, donde los insectos se han multiplicado en cantidad y especies (y eso que hemos puesto mosquiteras protectoras): hay más bichos y hay bichos nuevos, mosquito tigre incluido. Pero lo que me interesa subrayar es la enorme diferencia que hay en los titulares a partir de una fuente común (que no es mi casa, obviamente). ¿Escepticismo? Pues no: duda metódica y, para ello, no quedarse con la primera impresión personal ni el primer titular que uno se echa a la cara. 
Un estudio de Gallup publicado hoy muestra la diferencia entre la evolución de los datos objetivos “racionales” (el PIB, por ejemplo) y la de los subjetivos “emocionales” (cómo se vive la realidad económica personal). Los primeros parecen intervenir con un peso del 30 por ciento (que se deja para el homo oeconomicus)  frente al papel que juegan los emocionales (70 por ciento). El primer titular es “emocional”, el segundo “racional”. You choose. O, mejor, ambos y en su justa medida.