Menos Estado, más mafia

El dicho, hasta hace bien poco, era “Menos Estado, más mercado” y era el eslogan del llamado “neoliberalismo”, de aquella revolución que iniciaron, sin irse muy atrás, Reagan en USA y Thatcher en Inglaterra. No lo cumplieron con mucho entusiasmo, pero sí era notable el entusiasmo con que lo proclamaban sus seguidores. Aquella ola ya pasó. No he leído ni escuchado nada que incluya el dicho eslogan.
Por el contrario, encuentro este texto (escrito por economistas, alguno de los cuales muy conocido) en el que lo que se intenta demostrar es que las mafias aparecen, precisamente, en contextos de Estado débil, con lo que, si se debilita el Estado, lo que se conseguirá es más mafia. El trabajo en cuestión se basa en el caso siciliano en el que “los de arriba” fomentaron la mafia para defenderse de las pretensiones de “los de abajo” ya que el Estado era incapaz de hacerlo. Sus autores dicen que su perspectiva podría aplicarse a otras mafias italianas (calabresa, napolitana) y a otras llamadas mafias fuera de Italia. 
No parece que sea un argumento definitivo, y menos pretender que una sola causa produzca tal efecto: hacen falta más factores económicos, sociales y políticos. Pero, por lo menos, debilita la pretensión del “Estado mínimo” como si no tuviera costes en ningún sentido. Los tiene. Aunque, como suele suceder, haya ganadores y perdedores, cosa que, generalmente, se evita plantear con mucho cuidado.
(Añadido el 8: claro el gráfico sobre Italia poco antes de las últimas elecciones, según el Pew Research Center
Italians are pessimistic ahead of their general election
Y pasó lo que pasó