Lo que importa es el uso

Escuché ayer por la radio una defensa del bitcoin y, muy en particular, del instrumento informático que le da vía, el blockchain. Se lo comparaba con un cuchillo que, en sí, no es bueno ni malo: dependerá del uso que se dé de él. Argumento impecable que también se ha usado para el acceso a las armas en los Estados Unidos: las armas no matan; son los humanos los que matan con ellas. Me pregunto si el argumento se puede extender a otras cosas. Por ejemplo, al arsénico, beneficioso en pequeñas dosis y mortal en dosis mayores. O la marihuana ilegal, que se hace legal para determinados enfermos (tengo amigos que la usaron legalmente antes de morir). Cuidado, pues, con los argumentos rotundos. Incluida esta advertencia.
Y un comentario de The Economist