Dos mundos paralelos

Por lo que dicen, la confrontación ante las cámaras entre un estudiante de la Marjory Stoneman Douglas High School y, en general, estudiantes y padres de la misma, con un senador conocido por su defensa a ultranza de las armas, mostró hasta qué punto el “mundo de Washington” y el “mundo real” se encuentran en planos diferentes sin que viendo uno se pueda conocer al otro. La pregunta no pudo ser más dura: “¿Rechazará usted el dinero de la Asociación Nacional del Rifle?” 
No hay que irse tan lejos. Mientras miles de jubilados se manifestaban en diversas ciudades españolas protestando por el ridículo aumento de sus pensiones públicas y por las penurias que muchos de ellos tienen que pasar, la ministra del ramo afirmaba tranquilamente que aunque, sí, la capacidad adquisitiva de los jubilados había bajado algunos años, sin embargo, en el último, se había incrementado en una décima después del aumento concedido de un 0,25 por ciento (no me resigno a recordarlo: el 0,25 por ciento de una pensión de 2.000 € es diferente al de ese mismo porcentaje sobre una pensión de 600 y más teniendo en cuenta la respectiva estructura de gasto que hace que esta última sufra más las subidas de determinados productos de primera necesidad). Por supuesto, citaba un informe internacional que situaba a España como uno de los países en los que más y mejor se cuidaba económicamente de los jubilados. En todo caso, no todos sus datos son óptimos, pero sí parece que tiene motivos para estar satisfecha de la situación, cosa que no parece que compartan los jubilados que se manifiestan (y los que no se manifiestan por no poder haber asistido a la manifestación). Dos mundos paralelos.