Reelección indefinida

En los sistema políticos europeos lo habitual es que los líderes se vayan porque han perdido, no porque hayan agotado un mandato con fecha de caducidad. En los sistemas americanos, en cambio, es frecuente que los líderes lo sean por un número determinado de años, generalmente establecido por la respectiva Constitución.
Bien es verdad que los primeros suelen ser sistemas parlamentarios (se vota un parlamento que es el que vota al presidente o primer ministro) mientras que los segundos son sistemas presidenciales (se vota tanto en unas elecciones al parlamento como en unas presidenciales diferentes -generalmente incluso en el tiempo- de las anteriores). Eso hace que las ventajas e inconvenientes para la salud democrática del país sean diferentes de un sistema a otro.
En Bolivia, hace hoy dos años, se votó en un referéndum sobre la posibilidad de un nuevo mandato que afectaría al actual presidente Evo Morales. Ganó el NO. La mayoría no estaba por que el actual presidente se pudiera presentar a unas nuevas elecciones, pero (triquiñuelas de la política, que nunca es perfecta) hubo cambios legislativos posteriores que sí permiten esa reelección. Hoy puede pasar de todo: habrá manifestaciones en contra de la reelección que convocan las divididas fuerzas de la oposición que encontrarán enfrente manifestaciones a favor del gobierno y su plan de reelección de su presidente. 
Ayer escuché, por radio FIDES, la emisora de los jesuitas en La Paz, la discusión en la que intervenían los escuchantes de la radio que querían llamar a la emisora para dar su opinión sobre un asunto significativo: ¿Irían los niños a la escuela hoy, en medio de las manifestaciones? Había de todo: desde los que lo que querían es que las escuelas cerraran hoy para evitar problemas a los que, sencillamente, decían que no enviarían a sus hijos a la escuela no fuera a pasarles algo en el tumulto. A cinco horas de desfase horario, siguen discutiendo en la radio sobre la reelección indefinida, y no tengo claro qué va a suceder. Pero los argumentos en una dirección u otra respecto a este tema siguen y recuerdan argumentos utilizados en el reciente referéndum ecuatoriano aunque la situación sea diferente.
Limitar los mandatos parece una buena idea, visto lo visto. Y no estaría de más que se hiciese también en regímenes parlamentarios como el español.
(Añadido el 26: También el gobierno chino quiere elección indefinida)